Un lugar apacible y tranquilo, especialmente pensando para el descanso y el contacto con la naturaleza en la Sierra de Gredos, desde cualesquiera de sus habitaciones pueden contemplarse fabulosas vistas sobre el Valle del Tiétar y los Montes de Ávila que nos rodean.